Anuncio

Cuba acusa a presidente estadounidense Donald Trump de pretender imponer guerra fría en esa isla

Resultado de imagen para Donald Trump y Raúl CastroVIENA.- La reciente decisión del presidente de EEUU, Donald Trump, de paralizar el acercamiento a Cuba supone volver a la retórica de la Guerra Fría y perjudicará los intereses no solo de cubanos sino también de los propios estadounidenses, advirtió este lunes el canciller cubano, Bruno Rodríguez.
“Las medidas que acaba de anunciar el presidente Trump (…) son absolutamente insostenibles. El bloqueo es una pieza de la Guerra Fría.
Primero, es criminal y genocida, según las convenciones de Ginebra contra el genocidio”, denunció el jefe de la diplomacia cubana en una rueda de prensa en Viena.

“Sin duda, la política de Trump marca un retroceso en las relaciones entre ambos países”, agregó. Rodríguez calificó de “grotesco espectáculo salido de la Guerra Fría” el anunció del republicano Trump el pasado viernes de que revierte parte de la políticas de acercamiento que inició su antecesor en la Casa Blanca, el demócrata Barack Obama.
De hecho, afirmó que esa actitud no sólo afectará a las relaciones entre los dos países sino también a las “relaciones de Estados Unidos con América Latina”.
Rodríguez recordó que con este giro en la política exterior de Washington Trump no sólo ignora el apoyo mayoritario del Congreso de EEUU al levantamiento del bloqueo económico a Cuba, sino también el parecer del sector empresarial y, en general, de la opinión pública estadounidense.
En ese sentido, el ministro cubano advirtió de que los propios intereses del gigante norteamericano se verán afectados. “Es curiosa la paradoja, porque Trump ha dicho que su prioridad son los ciudadanos estadounidenses, su prioridad es la creación de empleo, favorecer las oportunidades de empresas estadounidenses.
Con estas medidas hace todo lo contrario”, valoró Rodríguez. Por el contrario, dijo, levantar el bloqueo sí que favorecería a los intereses de EEUU, de sus electores y de quienes pagan los impuestos, que son los que sostienen al Gobierno.
El presidente estadounidense anunció el viernes su intención de prohibir el comercio con empresas controladas por el Ejército cubano y el Ministerio del Interior y dificultar los viajes individuales de ciudadanos estadounidenses a Cuba. Rodríguez recordó que el propio Obama había admitido que la política de bloqueo a Cuba había fracasado.

No hay comentarios