Anuncio

Colombia defiende firmeza en lucha contra las drogas

Resultado de imagen para Policía antidrogas de ColombiaLAURA BARROS, Bogotá,  (EFE).- Colombia defendió este jueves con firmeza su lucha contra las drogas tras la amenaza de “descertificación” de EE.UU., al declararse el país que “más sangre ha puesto” en este propósito y un “importante aliado” de Washington en el continente. 
Después del sorpresivo anuncio del presidente de EE.UU., Donald Trump, sobre la posibilidad de no avalar la labor antidrogas colombiana, el Gobierno de Juan Manuel Santos aclaró que nadie tiene que amenazarles “para enfrentar este desafío”. 
“Colombia ha sido la nación que más sangre ha puesto, que más sacrificios ha hecho” contra el narcotráfico, manifestó el jefe de Estado durante una visita a la Base Naval de Bahía Málaga, en el Pacífico, y sin citar directamente a Estados Unidos.   Santos se pronunció un día después de que Trump enviara al secretario de Estado, Rex Tillerson, un memorándum en el que identificó a 22 países, en su mayoría latinoamericanos y caribeños, como grandes productores o plataformas para el tráfico de drogas. 
“Colombia es sin lugar a dudas el país que más ha combatido las drogas y más éxitos ha tenido en este frente. Nadie tiene que amenazarnos para enfrentar este desafío”, manifestó el Gobierno en un comunicado divulgado a primera hora de este jueves.   En el mensaje, el Gobierno recuerda que durante más de 30 años “Colombia ha demostrado su compromiso, pagando un muy alto costo en vidas humanas, con la superación del problema de las drogas”.
 La advertencia recordó la decisión del 1 de marzo de 1996, cuando la Casa Blanca “descertificó” a Colombia en uno de los momentos más críticos de la relación bilateral, después de que el entonces presidente Ernesto Samper (1994-98) fue salpicado por denuncias sobre la infiltración de dineros del narcotráfico en su campaña.   La situación cambió radicalmente en los últimos años, cuando Bogotá y Washington han mantenido una estrecha amistad que se ha traducido en una importante cooperación estadounidense a las Fuerzas Armadas y la Policía de Colombia.

Sin embargo, una declaración formulada el martes por el secretario adjunto de Estado de EE.UU. para Seguridad y Lucha Antinarcóticos, William Brownfield, demostró la preocupación de la Casa Blanca porque el Gobierno de Santos se concentró “abrumadoramente” en los últimos seis años en la paz con las FARC.   “Creo que hemos superamos el debate sobre las responsabilidades y el debate sobre si es la oferta o la demanda la que genera el problema de las drogas.6.

No hay comentarios