Anuncio

Destacan pérdida tradición religiosa en munícipes Pedro Brand; relatan episodio relacionado con Loma Miramar

Por Leoncio Bautista
( Editor )
La población de Pedro Brand, al igual que la mayoría del pueblo dominicano profesa la religión Católica, y por ende  aferrada a las tradiciones religiosas, aunque  con el surgimiento de nuevos paradigmas e influencias de patrones transculturales asumidos, se ha ido perdiendo el fervor, mientras algunos rituales han desaparecido.
Es evidente que en  la medida en que ha ido en aumento la densidad poblacional , el acceso  a innovadoras tecnologías y patronales socio-culturales, a través del Internet, así como la masificación de las prédicas religiosas protestante, es mayor el descrecimiento del fervor religioso que caracterizaba a los habitantes de este  municipio de la provincia Santo Domingo. 
Imagen relacionadaAunque quienes profesan el cristianismo a través de la congregación católica sigue siendo mayoría, no ha sido igual en cuanto a los rituales y tradiciones, algunos de los cuales han desaparecidos.
Una de esas tradiciones que ha sido descontinuada y reflejaba el fervor de los feligreses católicos de Pedro Brand, la cual se practicó durante décadas, consistió en un peregrinaje que se realizaba el Viernes Santo, el cual partía de la explanada frontal de vetusta iglesia parroquial San Pedro Clavel y que culminaba en la cima de la imponente Loma Miramar ( Loma de la Mar ), ubicada al extremo suroeste del casco urbano.
Se trataba de un viacrucis para rememorar el proceso de muerte y  crucifixión de Jesuscrito, en la que hombres, mujeres, niños, incluso envejecientes descalzos y bajo la inclemencia del candente sol de las 3 de la tarde, encabezado por  el párroco y los feligreses de mayores edades realizaban el recorrido de más de dos kilómetros. Uno de los participantes en esta manifestación fue el sacerdote español Benito Ariete, con sede en Los Alcarrizos.
Resultado de imagen para Lomas lindasEra parte del rito que a la llegada de la procesión al pie de la loma cada participante debía de recoger una piedra de las esparcidas allí, colocarla en su cabeza y con ella alcanzar la cima a través del angosto y empedrado camino de acceso.
El autor de este relato fue uno de los protagonistas de esa manifestación de fervor religioso de la comunidad de Pedro Brand, y que recuerda lo difícil que les resultaba abrirse paso entre la multitud, el ardor en los pies por caminar descalzo entre las rocas.La experiencia la viví en mi período de niñez y pre adolescencia .
Algunos de los participantes en la cruzada no lograban completar la meta, porque a medio camino del empinado mogote, se desmayaban como consecuencia de la sofocación y el cansancio, por lo que tenían que retornar al lugar de partida .
El peregrinaje se daba por concluido al acceder a la imponente cruz de hierro  que durante muchos años estuvo colocada en el centro de la loma, tras depositar las rocas llevadas a cuesta y la celebración de una misa.
Concluido el ceremonial, recuerdo como solíamos , en el caso de los niños, salir corriendo despavoridos para ser los primeros en bajar  desoyendo la advertencia de los adultos sobre lo peligroso que era.En esas acciones de irracionalidad infantil, algunos solían lesionarse.
Desde  Loma Miramar, la más alta de los mogotes que existen en el municipio, se puede observar gran parte de la ciudad capital y del Gran Santo Domingo. En la noche, incluso, puede verse a larga distancia las luces de barcos entrando a los puertos de Santo Domingo y Haina.
Durante muchos años los primeros habitantes de la zona mantuvieron la creencia de que debajo de la empinada loma existía una ramificación (un brazo ) del Mar Caribe, y que a eso se debía su nombre.También sostenían que allí no se podía cavar a mucha profundidad porque brotaría el agua y se inundaría la planicie de lo que es hoy el casco urbano del municipio Pedro Brand.
Luego de desaparecer la cruz de hierro, al igual que el gran promontorio de piedras colocadas en su entorno durante décadas productos del peregrinaje, la cima fue condicionada para permitir el aterrizaje de helicóptero, prohibiéndose la construcciones en su entorno. Paralelo  y próximo está ubicado el vacacional Las Lindas, propiedad de personas adineradas.
Debido a lo visible de la Loma desde distintos ángulos para quienes se desplazan  de Este a Norte (de la capital a las regiones norte, noreste , Noroeste y el Cibao Central ), una parte de la loma fue utilizada de plataforma política para promover , primero la reelección del presidente Joaquín Balaguer, y luego la candidatura del candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano, Jacobo Majluta.
Ambos líderes se hicieron construir en la parte más alta de dicha loma letreros gigantescos en piedras, el que promovía el vuelve y vuelve de Balaguer, estaba pintado de rojo, mientras que el que promocionaba a su oponente, Majluta, de blanco, propaganda que se avistaba a más de 15 kilómetros.
La leyenda sobre Loma Miramar , desde nombre se puede avistar parte del litoral del Mar Caribe, quedó sepultada en cuanto a su testimonio material, con la construcción en el lugar de una lujosa residencia y la forestación de gran parte de su entorno.
La mansión es propiedad del ex legislador reformista Camilo Lluberes, ex alcalde del municipio de Cotuí, su tierra natal, quien además es dirigente nacional del Partido Reformista Social Cristiano.




















No hay comentarios