Anuncio

Atribuyen a prejuicios del dictador Trujillo el escoger zona de lo que es ahora municipio Pedro Brand para construir hospitales para locos, tuberculosos y leprosos

Por Leoncio Bautista
(Editor)
Parte del perímetro territorial de lo que es ahora el casco urbano del municipio Pedro Brand, demarcación perteneciente a la provincia Santo Domingo, fue escogido por el dictador Rafael Leonidas Trujillo Molina (Chapita), como lugar el lugar indicado para reubicar a los enfermos mentales, tuberculosos y letroposos, 
Con ese propósito, el sátrapa dispuso la construcción  de amplios y espaciosos hospitales, el Psiquiátrico Padre Billini y  antituberculoso  Doctor Rodolfo de la Cruz Lora. ambos en un mismo perímetro separado por verjas perimetrales, al igual que una serie edificaciones donde en la actualidad funciona el Campamento 16 de Agosto, sede de la Primera Brigada del Ejército de la República Dominicana.
Área del hospital Antituberculoso
En los dos sanatorios construidos a finales de la década de 1960, los cuales fueron inaugurados meses antes del ajusticiamiento de Trujillo, fueron recluidos los enajenados mentales (locos) y los tuberculosos (tísicos), generando temores en los pobladores de la entonces sección Pedro Brand, perteneciente al Distrito Nacional,antes el posibles contagios al entrar en contacto con estos , en el caso de los enfermos pulmunares, y por eventuales agresiones físicas provenientes  de los orates que solían escapar y deambular las escasas calles del poblado.
Uno de los pacientes en Leprocomio de Nigua
En el caso de los pacientes mentales, hasta entonces estuvieron confinados en el temible Sanatorio que funcionó como uno de los centro de torturas a opositores al régimen trujillista, ubicado en la comunidad Boca Nigua, actual municipio de la provincia San Cristóbal, mientras que los tísicos estaban albergados en el hospital que funcionaba en el kilómetro 6 de la Autopista Duarte, donde hoy opera una gran plaza comercial en la intersección de las avenidas Kennedy y Abraham Lincoln.Allí , con anterioridad al cierre de dicho sanatorio funcionó el Campus I de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña.
Lo que motivó a construir un nuevo sanatorio anttiburculoso en la parte suroeste del casco urbano de Pedro Brand, fue que comenzó a poblarse el entorno del que funcionaba en el kilómetro 6 de la carretera Duarte y que además, estaba muy cerca del recinto militar ubicado a menos de 200 metros.
En el caso de los enfermos albergados en el Leprocomio de Nigua, el dictador postergó su traslado a las edificaciones construidas en el kilómetro 25 de la entonces antigua carretera Duarte, ahora Autopista Duarte, ignorándose las razones, por lo que el proyecto no se consumó porque poco después se produjo el ajusticiamiento del tirano.
Resultado de imagen para El Manicomio de El 28
Uno  de los pasillos del antiguo Manicomio de El 28
Fue entonces, que tras la salida del país de los familiares de Trujillo y en el gobierno efímero del doctor Joaquín Balaguer, se dispuso que la guarnición militar que funcionaba en el kilómetro 5/2 de la Carretera Duarte, fuera reubicado en dichas instalaciones ubicada al noreste del municipio.
Se trató en principio de un solo batallón, el Juan Pablo Duarte, pero luego de finalizado la Revolución Constitucionalista fueron agregados otras unidades de combates, convirtiéndose en la principal guarnición de las Fuerzas Armadas.
Aunque se tiene la impresión que la decisión de  escoger zonas de Pedro Brand para construir tres sanatorios especializados en tratamientos de enfermos mentales, tuberculosos y letrosos, se debió a caprichos que eran peculiares del dictador Trjuillo Molina, contribuyó a la movilidad  y ampliación poblacional de a la sazón sección de la capital dominicana.
Tras la puesta en funcionamiento de los sanatorios psiquiátrico y antituberculoso, albergados por cientos de paciente en cada uno de esos recintos, provenientes de distintas zonas del país, el entonces poblado de Pedro Brand, fue bautizado con el nombre despectivo  de El 28 de Los Locos.
La apertura de estos dos centros hospitalarios y el traslado de cientos de militares a las instalaciones que fueran concebidas para alojar el nuevo leprocomio, atrajo la inmigración de personas procedentes de diversas zonas apartadas del país, generando el surgimiento de barrios en las periferias de estos recintos.
Esos centros poblacionales fueron conformados por familiares de los pacientes y militares originarios de pueblos, principalmente de la Norte , Sur y Suroeste, siendo la inmensa mayoría de San Juan de la Maguana, Azua, San Cristóbal, La Vega, San Francisco de Macoris, Monte Plata, el Distrito Nacional, Dajabón, Bahoruco, Elías Piña, entre otras.
Entre los sectores barriales integrados en su mayoría por inmigrantes se resaltan Las Mercedes, ubicado en los alrededores de la Primera Brigada del Ejército , Los Cocos, Guachupita, Mejoramiento Social, Guachupita, El Tanque, Los Cartones, Eduardo Brito (El 24), Salomé Ureña (El 27), este último en menor proporción porque la mayoría de sus habitantes es nativa. 
Las barriadas que registraron de manera vertiginosa mayor crecimiento  poblacional fueron Las Mercedes y Los Cocos, esta última ubicada en el entonces Hospital General Doctor Rodolfo de la Cruz Lora y el Centro Especializado de Atención a Enfermedades Mentales, donde en ambos funcionaron los sanatorios para enfermos mentales y tuberculosos.
Una gran proporción de los pobladores de Las Mercedes y sectores aledaños provienen de familiares militares  proveniente del sur, predominantemente de San Juan, mientras muchos que viven en Los Cocos, procedente de familiares de pacientes estuvieron hospitalizados en el Sanatorio Antituberculoso.
Se recuerda que como muchos de los pacientes tuberculosos albergados en el referido hospital procedían de zonas muy apartadas del Distrito Nacional, familiares optaron por adquirir porciones de terrenos propiedad del Estado ubicado en las periferias, donde construyeron casuchas para estar cercanos a sus parientes allí recluidos.
Tras el proceso gradual de cierre del Sanatorio Antituberculoso Rodolfo de la Cruz Lora, para convertirlo en hospital general, fueron desocupados siete espaciosos bloques de pabellones que al poco tiempo fueron ocupados por esas y otras familias inmigrantes, quienes pese a las presiones ejercidas por las autoridades se resistieron abandonarlos.
Cuando se produjeron esas y las demás migraciones hacia lo que es hoy el casco urbano , la entonces sección Pedro Brand no sobrepasaba los tres mil pobladores, incluyendo sus parajes, mientras en la actualidad rondaría los 100 mil .
Esa explosión migratoria y demográfica motorizó  las escasas actividades económicas del poblado, con la construcción de diversas infraestructuras, principalmente locales para instalación de colmados, ventorrillos, surgiendo algunas empresas , entre las cuales estuvo Oxígeno Dominicano, que surgió tras la puesta en funcionamiento del Sanatorio Antibuberculoso y que suplía el producto para los pacientes que requerían ventilación mecánica.
Muchos lugareños también se agenciaron como medio de vida ingresando a las filas militares y otros como empleados de los dos hospitales, que eran las principales fuentes  fijas de ingresos de la población.
Este proceso de desarrollo iniciado en 1961, con la apertura de esos centros hospitalarios y la instalación del Campamento Militar 16 de Agosto, podría considerarse marcó el inicio del desarrollo económico y social de lo que solía llamarse de forma despectiva como El 28 de Los Locos.
En la actualidad , el municipio elevado a ese categoría hace más de doce años, cuenta con una serie de infraestructuras comerciales, industriales,  residenciales que ha transformado el  aspecto su aspecto y contribuido a elevar la calidad de vida de sus habitantes.
En las estructuras productivas con las que cuenta el municipio se destacan una serie de industrias metalúrgicas, de procesamiento de tuberías y plásticos, una moderna planta para el procesamiento de avena, una industria fabricante de papel higiénico y servilletas, numerosos establecimientos comerciales, varias zonas residenciales, dos entidades bancarias, así como una serie de estaciones de expendios de combustibles.
El municipio Pedro Brand, integrado por los distritos municipales La Guáyiga y La Cuaba, y varias secciones y una serie de parajes, consta con un hospital general  que ofrece cobertura de servicios no solo a los habitantes de estas demarcaciones, sino a una serie de comunidades de los municipios Villa Altagracia y Los Alcarrizos.
También consta con el Servicio Nacional de Atenciones a Emergencia y Seguridad (911), una serie de planteles escolares para la educación media, básica y secundaria, varias de las cuales con el Programa de Tanda Extendida. También está dotado de una Funeraria Municipal, con varios sistemas de semáforos para regular el tránsito en el perímetro de la Autopista Duarte, del casco urbano.También funciona una estación del cuerpo de bomberos y una dotación policial comandada por un oficial superior.
En cuanto a la producción agrícola es muy reducida debido a que muchos antiguos propietarios de parcelas optaron por venderlas para emigrar a la zona urbana, contribuyendo al incremento del empleo informal, traducido en actividades de motoconcho, venduteros, trabajadores de bancas de loterías y a jornaleros y obreros de fincas o de vigilantes en las empresas que operan en el lugar.
La mayoría de los munícipes de Pedro Brand, dependen económicamente de actividades laborales realizadas en la capital y El Gran Santo Domingo.

No hay comentarios