Anuncio

Familiares , colegas, ex compañeros de labores y amigos dan último adiós al veterano periodista Leo Hernández ( La Pipigua) fallecido el sábado


Sepultados los restos reconocido periodista Leo Hernández, en el cementerio Cristo redentor Santo Domingo Rep. Dominicana. 5 de septiembre de 2017. Foto Pedro Sosa
SANTO DOMINGO.-Familiares, colegas, compañeros de labores y amigos, dieron el último adiós al veterano periodista Leo Hernández, conocido entre sus allegados con el sobrenombre La Pipigua, quien falleció el el sábado a causa de un infarto cardíaco y fue sepultado en el Cementerio Cristo Redentor.
Resultado de imagen para periodista leo hernándezPapi lindo, mi viejo”, fue la expresión con la cual Jhonatan Hernández arrancó el llanto de sus demás hermanos y varios  de los presentes, momentos antes del sepelio de su padre, Hernández..
En el camposanto, Jhonatan recordó las enseñanzas de su padre en cuanto a la solidaridad, la honestidad y sobre todo para que mantengan la unión y el amor entre sus 14 hijos.
Indicó que su padre siempre estuvo al tanto de sus hijos, hasta en los pequeños detalles sin importar que ya eran adultos o que vivían fuera del país.
Mientras su viuda, la periodista Margarita Quiroz, destacó que su compañero era un ejemplo de entrega, amor, enseñanza y otras virtudes. Lo definió también como una persona alegre, sentimiento que irradiaba a los demás.
“Fuiste mi admiración… te amo y te amaré siempre”, expresó Margarita sumergida en el llanto.
En tanto que el panegírico leído por el periodista Manuel Quiroz, que reconoció la profesionalidad de Leo, la cual conjugaba con una sencillez, teniendo un trato afable con todo aquel que compartía.
“Debido a esta especial condición y por encima de experiencias, reconocimientos y de su amplia y fructífera hoja de servicio profesional… Leo nunca se apartó de su proverbial actitud sencilla, campechana, capaz de compenetrarse e interactuar en diferentes ámbitos de forma inteligente y amigable sin renunciar a su esencia personal y sin importar el estatus de su interlocutor”, expresó.
Destacó que Leo era de carácter afable y tenía un fino tacto para abordar situaciones y asistir a quienes requerían de él.
“Leo eres en este momento el gran ausente, pero siempre serás el gran presente en nuestros corazones porque eso sembraste y eso cosecharás por siempre”, exclamó Quiroz.
Previo, en la funeraria Blandino, el padre Domingo Perdomo ofició una misa de cuerpo presente en la que resaltó las enseñanzas de la Biblia sobre la vida eterna. Al final, llamó a los hijos de Leo a acercarse, quienes al hacerlo se confundieron en un abrazo y un largo llanto durante el cual prometieron mantenerse unidos y así seguir el legado y la exhortación de su padre.

No hay comentarios