Anuncio

Renovación en este 2018

Por Cándida Figuereo Figueroa
Este nuevo año 2018 debe ser asumido con firmeza para que cada ser humano sea mejor de lo que fue ayer, para explayarnos como seres humanos que podemos cambiar el mundo de manera positiva.
Lo bueno de cada año es que nos invita a esa renovación que depende de la mujer y del hombre. ¿Por qué de la mujer en primer lugar?  Porque de ella depende en gran medida lo que sean sus hijos. Tiene la potestad de conducirlos por el camino bueno o por el camino non sancta.  
Abundan las madres y padres que se quejan por el camino torcido tomado su prole. Pero, ¿qué hicieron ustedes para evitarlo?
La buena crianza comienza desde la infancia dándole seguimiento permanente a hembras y varones, ver con quienes comparten y con los que no deben juntarse por andar por caminos sinuosos. 
Este mundo cambiante, distinto al de ayer donde las informaciones y contactos por diferentes vías eran más restringidas no es motivo para hacer de sus hijos seres humanos de calidad, con principios positivos, con amor y la importancia de ver más allá de  las narices.
Tenemos lo que formamos. Esa formación permite que usted sea una madre y un padre felices o desdichados. Es la madre y el padre quienes ponen o quitan la tapa al pomo.  Esto no se logra con llantos ulteriores, sino con buena crianza.
En estos tiempos en que abundan las madres que crían solas a sus hijos,  esto no evita que den seguimiento a sus muchachos. En realidad, la madre ha sido casi siempre el motor principal de la crianza.
Observe con quien se juntan sus hijos, lo que lleva al hogar, si va a la escuela y se escapa hacia otro lugar y no admitir que con frecuencia diga que se encontró  dinero en la calle.
Haga de este 2018 el mejor de todos sus años para usted y su familia. No necesariamente el que tiene más recursos económico es  más  feliz, no. La felicitad en gran medida  viene de la satisfacción de hacer bien lo que se propone. De tener una prole sana y positiva.
Génesis 3:19 es más explícita al respecto: “Te ganarás el pan con el sudor de tu frente,
hasta que vuelvas a la misma tierra”    de la cual fuiste sacado. Porque polvo eres,
y al polvo volverás».
 Este es un país de madres y padres excelentes que aman a sus hijos por sobre todas las cosas y  para quienes desean lo mejor. Fruto de esto es la abundancia de hombres y mujeres dignos que hay en este país. En este 2018, al igual que en años anteriores es importante que la familia se renueve positivamente, sin flaquear en el seguimiento a los hijos que son el futuro de la Patria.

No hay comentarios