Servicios corresponsalías de provincias en República Dominicana tiende a desaparecer con auge de redes sociales

Por Leoncio Bautista
(Editor)
REPÚBLICA DOMINICANA.-El periodismo de provincia ejercido por corresponsales ,la mayoría estudiantes de comunicación social e empíricos , tiende a desaparecer con la automatización de las redacciones de periódicos, estaciones de televisión y radio, dejando en el pasado una fructífera historia en defensa de los intereses ciudadanos a través de la divulgación de diversos hechos noticiosos en cada rincón de la geografía nacional.
Aunque este tipo de ejercicio profesional surgió con el nacimiento de los periódicos, estaciones de radio y medios televisivos, su mayor apogeo data de los primeros 12 años de gobierno del doctor Joaquín Balaguer, período en que era recurrente las violaciones de derechos humanos, mediante la represión y encarcelación de personas desafectas al régimen.
Los medios audivisuales, principalmente periódicos y noticiarios radiales, eran receptores de hechos que se producían en ciudades de provincias y municipios del país, que eran servidas por vía telefónica, de notas de prensa y fotografías, éstas últimas enviadas a través del servicio postal y en guaguas del transporte público de pasajeros.
Noticiarios tales como Noti-Tiempo, de Rado Comercial, Radio Mil Informando y Noticiario Popular, los de mayor audiencia en el país, dependían en más de un 50% de las noticias servidas por estos periodistas en ciernes , quienes por la crudeza y objetividad de sus informaciones eran objetos de persecuciones y encarcelaciones. 
En el caso particular del redactor  y editor de El Informador Dominicano.Com,, Leoncio Bautista, para entonces estudiante de comunicación social, que hacia las veces de corresponsal para el periódico vespertino La Noticia y Noti Tiempo, en una primera etapa, y para el diario El Nacional y Radio Mil Informando, en una segunda fase, fue arrestado y tildado de comunista y agitador por una serie de informaciones difundidas en relación a excesos cometidos por figuras claves del régimen , incluyendo del estamento militar adscrito al campamento 16 de Agosto, sede de la Primera Brigada del Ejército. Este reportero ejercía para los medios desde las comunidades Pedro Brand, Los Alcarrizos y zonas aledañas.
Otros reporteros de provincias que también sobresalieron por la defensa de los intereses de las poblaciones a la que servían, cabe destacar a Manuel Espinosa Rosario, radicado en San Juan de la Magua, Domingo de Jesús, en San Francisco de Macoris junto a Fabio Goris,Arismendy Dipré de la Rosa, en San Cristóbal, Humberto Morel Estevez , en Montecristi, Fausto Antonio Genao, en Villa Altagracia, Virgilio Román , en Samaná, Carlos Sención, en Azua, Miguel Polo, en Haina, Genao Contreras, en Barahona, Gregorio Mercedes, en Nagua,Luis Danilo Santamaría, en Monte Plata, Victor Morrobé, en La Romana, José A. Thomas, en San Cristóbal y otros.
La mayoría de estos corresponsales ejercían esa labor por vocación, porque para entonces el término payola, tráfico de la información y la autosengura, no era su norte. Percibían una remuneración que podría considerarse simbólica. El pago consistía entre 10 y 20 centavos por cada pulgada de información publicada en los periódicos, 3 pesos por una fotografía, 10 y 20 pesos por una noticia de portada. La iguala pagada por los dueños de los noticiarios radiales era de 20 pesos mensuales.
La aplicación de su propio código de ética y el fervor conque esos periodistas de provincias ejercían su labor les granjeó mucho respeto e influencias en las demarcaciones donde residían, por lo que los funcionarios públicos y otros particulares no se atrevían siquiera intentar sobornarlos so penas a ser denunciado.
No obstante, esa trayectoria y estilo profesional tendió a variar a partir del año 1978 con la instauración del gobierno presidido por Antonio Guzmán Fernández y seguido por el del doctor Salvador Jorge Blanco, que comenzó hablarse de las payolas otorgadas por funcionarios a determinados reportes a cambio de favores en el ámbito comunicacional. El régimen perredeista de Jorge Blanco, entregó exoneraciones a reporteros amigos y correligionarios , generando críticas proveniente de sectores que lo consideraba aberrante.
A partir de entonces comenzó a diluirse la percepción que tenía la población sobre el ejercicio del llamado cuarto poder del Estado (la pensa), lo que impactó y modificó el ejercicio profesional de los corresponsables, muchos de los cuales fueron absorbidos mediante el otorgamiento de empleos en oficinas públicas y otras entidades.
El proceso de transformación del esquema  tecnológico comunicacional de los medios , principalmente los periódicos y la televisión, así como el surgimiento del periodismo virtual a través de las redes sociales, también ha dado al traste con el servicio de corresponsalía periodística.Esto obedece, básicamente, que la portabilidad de un celular ha convertido al ciudadano en reportero en capacidad de difundir  con la inmediatez requerida imágenes de acontecimiento al momento de producirse.
Este proceso de transformación comunicacional prácticamente ha dado al traste con el servicio de corresponsalía de provincias.Son pocos los periódicos, noticiarios radiales y medios televisivos que actualmente poseen corresponsales en las provincias.La excepción son los diarios El Nacional, Listín Diario, La Información y Hoy.










No hay comentarios