Niegan incidente entre seguridad Primera Dama Dominicana y gente de Movimiento Marcha Verde en Nueva York

Por Ramón Mercedes
NUEVA YORK.- Dominicanos que acompañaron a la Primera Dama dominicana, Cándida Montilla, a la misa de este domingo en la catedral neoyorquina en honor de la Virgen de La Altagracia, negaron que personal de su seguridad se viera envuelto en incidente alguno con una comisión de Marcha Verde que asistió a la homilía, como informaran algunos medios en RD.
Varios criollos que asistieron a la misa han contactado  a este periodista para decirle que se sienten extrañados por el llamado incidente, ya que muchos de ellos estaban sentados en los diferentes lugares dentro del templo católico y no vieron nada de lo que se ha publicado.
Este reportero tampoco notó ningún incidente. 
Un guachimán vestido de civil y asignado a la Catedral San Patricio, no identificado, le manifestó al autor de esta crónica cuando tomaba imágenes a los “Verdes” que no podía tomar fotos dentro del templo. 
Esa situación creó un duro intercambio verbal, en tono bajito, también con el llamado “seguridad”. Todo fue en presencia de la comisión “Verde” y del periodista Darío Abreu. 
El caso provocado por el “guachimán eclesiástico” se desarrolló de manera imperceptible. El llamado incidente con “Marcha Verde” y con este reportero pasó desapercibido para la Primera Dama, el cónsul Carlos Castillo, los oficiales electos y los asistentes al evento. 
El obispo auxiliar de Santo Domingo, monseñor Ramón Benito Ángeles, ofreció la homilía pero no trató sobre la corrupción, impunidad ni la delincuencia, males que afectan al país. Tampoco se refirió a los problemas que afectan la comunidad criolla en NY y otros estados. 
Al término de la misma, se observó a los miembros de “Marcha Verde”, cuando caminaban saliendo del templo, vociferar desde su interior y establecerse por varios minutos en su frente para lanzar varios eslóganes contra Montilla y el gobierno dominicano, sin que se presentara ningún problema, según pudo observar este reportero.

No hay comentarios