728x90


Destacan pilares de prevención y manejo de lesión renal aguda

SANTO DOMINGO.- Asegurar una buena hemodinámica, evitar al máximo los nefrotóxicos, así como las infecciones hospitalarias, son algunos de los pilares de la prevención y manejo de la lesión renal aguda (LRA). Así quedó establecido durante la exposición “Lesión Renal Aguda, Cuidados de Enfermería”,  presentada por la nefróloga-internista Josefina Méndez Martínez en la VI Jornada de Enfermería. 
En su participación en la VI Jornada de Enfermería la especialista manifestó que promover la aceleración de la recuperación de la función renal evita mayor estancia hospitalaria y disminuye la mortalidad. 
Méndez Martínez explicó que la clasificación de la Lesión Renal Crónica se produce según el lugar de aparición, por ejemplo la adquirida en la comunidad e intrahospitalaria, según el volumen urinario: no oligúrica (con una producción de más de 400 ml de orina por día), oligúrica (100 a 400 ml de orina por día) y anúrica (menos de 100 ml de orina por día). 
Dijo que la enfermedad renal aguda (ERA) es el síndrome heterogéneo definido por la rápida (de horas o días) disminución de la  tasa o índice de filtración glomerular (TFG) dando como resultado la retención de los productos de desecho del metabolismo, incluyendo urea y creatinina, y la desregulación de fluidos, electrolitos y la homeostasis ácido-base. 
Manifestó en la Insuficiencia Renal Aguda (IRA) se produce pérdida de la capacidad renal para eliminar productos de desecho metabólico, mientras que Lesión Renal Aguda (LRA) refleja todo el espectro de alteraciones que se suceden durante la IRA. 
La lesión renal aguda (LRA) se define como el aumento de la creatinina sérica, mayor o igual a 0.3 mg/dl dentro de 48 horas; o el incremento de 1.5 veces el valor de la creatinina sérica que se sabe o se presume que habrían tenido lugar dentro los 7 días previos. También cuando se produce un volumen de orina menor o igual a 0.5 ml/kg/h durante 6 horas.

Publicar un comentario

0 Comentarios