Director de Programas Especiales de la Presidencia Domingo Contreras deplora que en RD existan 352 botaderos de basura a cielo abiertos

SANTO DOMINGO.-El director general de Programas Especiales de la Presidencia (Digepep), Domingo Contreras, deploró ayer que en el país existan 352 botaderos de basura a cielo abierto, y destacó que la mecánica de recolectar los desechos los ayuntamientos la realizan más o menos bien en la mayoría de las ciudades, pero luego los tiran, lo cual, a su entender, ya llegó a un límite.
Contreras consideró que el principal factor de esa situación de la basura es el modelo en el que se ha basado el manejo de los residuos en la República Dominicana, un modelo de usar y tirar.
¨Un país que genera 14 mil toneladas de basura diariamente ya no puede tener un modelo basado en usar y tirar, sobre todo, porque ha habido un cambio en el tipo de materiales y en la composición de los residuos… antes no teníamos esa consecuencia, a pesar de que se tenía la costumbre de aprovechar la lluvia para tirar la basura¨, expresó el ministro.
Entrevistado en el programa ¨El Tribunal de la Tarde¨ que se transmite diariamente de 5:00 a 7:00 de la noche, por Telefuturo Canal 23,  Contreras dijo que antes no se veían las consecuencias porque no había tal cantidad de plásticos, ya que la mayoría de los materiales eran orgánicos y se quedaban en el fondo del afluente, y no se tenía consciencia del impacto que se generaba con ese modelo que hoy resulta inaceptable mantener.
El director de Digepep explicó que para cambiar el modelo actual de manejo de residuos se requiere de una nueva legislación, donde se estructure una nueva forma o cadena productiva del uso de esos materiales a lo largo del proceso, esto es, desde el origen, desde la fábrica que es llamada responsabilidad extendida, cruce al consumidor, que pase al ayuntamiento o a la empresa y vuelva una parte importante a la industria, y que finalmente, haya una oportunidad de valorizar los residuos.
Puso  como ejemplo otros países, entre ellos Estados Unidos, donde las personas colocan los desechos en fundas diferentes, tal y como el ayuntamiento le sugiere; las sacan en un horario determinado, y cuando el camión de la basura toma su destino, si son plásticos van a un centro de acopio, si es basura orgánica va a una celda que tiene biogestores que se han de convertir en electricidad, es decir, la operación está estructurada para que nada de lo que se produzca en la casa sea basura.
¨Son materias primas para diversos procesos,  y en todos los procesos eso tiene un pago económico. Usted paga una tasa y la industria paga otra, lo que permite cuadrar un modelo funcional¨, apuntó.

No hay comentarios