La detección de cáncer uterino y acoso habría causado el suicidio de una sargento reguladora del tránsito frente a Embajada de Estados Unidos en RD


Image result for La sargento que se suicidó en baño de la embajada de estados unidosREPÚBLICA DOMINICANA.-Un presunto diagnóstico de un cáncer uterino, el alegado acoso de que era sometido por  un mayor, encargado de seguridad  o que el disparo que la mató fue accidental, son las hipótesis sobre la muerte de la sargento mayor de la Policía Anny Montero Montero, de 33 años, que trata de determinar la Policía si una de estas fue el motivo que llevó a la suboficial a quitarse la vida.
El informe preliminar, indica que la suboficial que tenía 11 años en la Policía y estaba asignada a la Dirección General de Seguridad de Tránsito Terrestre (Digesett), y ocho meses de la embajada norteamericana, se quitó la vida de un balazo en la cabeza, en el baño de la embajada estadounidense, el pasado viernes a las 6:00 de la tarde, cuando un hermano suyo la esperaba tras terminar sus labores.
Una fuente reveló que la agente de la Digesett que luego de chequeos médicos, la diagnosticaron con cáncer uterino que la tenía preocupada, pero esta versión no ha sido confirmada por parientes ni la Policía.
La sargento Montero Montero utilizó para quitarse la vida su arma de reglamento, una pistola Tauros nueve milímetros, que una versión también presume que se le cayó y se disparó. El arma sólo tenía dos proyectiles, el que le quitó la vida y otro que apareció fuera de la pistola, en el piso con el cargador fuera”.
Familiares de Anny Montero Montero denunciaron ayer que “ella había pedido el traslado de la embajada porque se sentía acosada por su superior y encargado de seguridad”.
Kelvin Montero Montero sostuvo que “ella me dijo que tenía esa situación con su superior, el que nunca identificó, pero que eso la tenía desesperada, por lo que pedimos se investigue”.
Definió a su hermana, la única hembra de siete hermanos, como una mujer alegre y trabajadora, que ayer a pocas horas de su muerte mantenía el entusiasmo y sonrisa que siempre le caracterizaba, e invitó a sus hermanos a un encuentro familiar, “y cuando mi hermano fue a buscarla, ella dijo que iba al cajero y recibió una llamada”.
“No encuentro explicación, una mujer profesional, licenciada en psicología, vamos a decir, no tenía problemas económicos, no sé, no encuentro una explicación de por qué se quitó la vida”, expresó.
El director de la Policía, mayor general Ney Bautista Almonte, lamentó la trágica muerte de la suboficial, cuando prestaba servicio en la embajada estadounidense, en la avenida República de Colombia, del sector Arroyo Hondo, en el Distrito Nacional, y dijo que dispuso una investigación que indagará todas las hipótesis.
Montero Montero residía en el sector La Ciénaga, de esta capital, era oriunda de San Juan de la Maguana. Deja en la orfandad un niño de siete años.

No hay comentarios