El PRM es la gran diferencia de nuestro sistema de partidos


Mi observatorio:
(POR LUIS D. SANTAMARIA)
El autor es periodista. Reside en Monte Plata.
            Sin lugar a dudas, el Partido Revolucionario Moderno (PRM) con su correcto accionar está demostrando, no solamente que es el líder de la oposición política país sino que representa la gran diferencia de nuestro sistema de partidos.
            Ese correcto accionar de los hombres y mujeres del PRM es lo que ha despertado la confianza en el seno del pueblo de que hay  una opción real para desplazar del poder al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en las elecciones del 2020.
            Y es  por eso que usted ve a verdaderos “leguleyos de la política” central sus ataques hacia ese partido creyendo erróneamente que así podrían debilitarlo institucionalmente y lograr así el descontento de sus fieles seguidores.
El Partido Revolucionario Moderno (PRM) es una  verdadera realidad que surgió  con el claro interés de reivindicar el legado  político del doctor José Francisco Peña Gómez de que los dominicanos tengan mejores condiciones de vida.
El PRM es una organización política de carácter policlasista y de orientación democrática, liberal y progresista, cuyo objetivo es guiar al pueblo dominicano hacia el desarrollo humano, garantizando la superación material y espiritual de la población, en un ambiente de democracia y libertad.
 Este partido orienta su actuación en el ideario de los fundadores de la nación dominicana. Durante su primera participación en unas elecciones generales en la República Dominicana obtuvo el 35% de los votos a nivel presidencial, 2 Senadores y 42 Diputados a nivel congresual y 30 alcaldías a nivel municipal, logrando convertirse en el principal partido de oposición y el segundo más votado, desplazando al Partido Revolucionario Dominicano (PRD).
Lo quieren dirigir desde fuera
Resulta que ahora han aparecidos grupos de presumidos, leguleyos políticos,  que desde fueran quieren dirigir el accionar PRM criticando  cualquier acción estratégica que asuma tendente a su fortalecimiento institucional.
No han dejado de criticar  la alianza estratégica realizada con el PLD para lograr la aprobación  en el Congreso Nacionalla Ley de partidos y movimientos políticos cuando en realidad fue lo más atinado en que incurrió.
Tampoco han cesado de criticar el hecho de que haya pactado en los diversos ayuntamientos y juntas municipales del país para hacer posible la elección de los distintos bufetes directos de esas entidades edilicias.
PRM hace posible Ley de partidos
La táctica política y el correcto accionar del PRM hizo posible la aprobación en el Congreso, la Ley de Partidos, lo que sin lugar a dudas contribuirá a adecentará definitivamente la forma de hacer política en el país.
Está Ley acabará  de una vez y por toda con el  odioso transfuguismo político utilizado como recurso de chantaje por algunos y  que tanto daño ha hecho al sistema de partidos en la República Dominicana.
Así es que están desfasados aquellos que han querido detractar al PRM por la táctica utilizada para lograr definitivamente la aprobación de la Ley de partidos que adecentará el sistema de partidos y la forma d hacer política en el país.
Sobre la Ley de Partidos
Después de décadas promoviendo la necesidad de una normativa legal para el fortalecimiento democrático y la transparencia del sistema político se destaca los avances contenidos en la Ley de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos promulgada por el Poder Ejecutivo, tras la reciente aprobación congresual.
Tomada esta ley como un paso adelante se mantiene la expectativa de que en el futuro próximo sea perfeccionada, en lo que sea posible por la reglamentación de la Junta Central Electoral (JCE) en consulta con el sistema partidista, y sobre todo que se le dé fiel cumplimiento.
 Asimismo, que sea seguida en un breve plazo por la adaptación de la Ley del Régimen Electoral al marco de la Constitución del 2010 para superar las rémoras del sistema electoral y auspiciar comicios equitativos, de libre competencia y amplia participación democrática.

No hay comentarios