A propósito del pasado Día Mundial del Turismo

Por Jorge Casado
( periodista y fotógrafo)
Turisticamente hablando, República Dominicana es bendecida en toda su extensión.
Es un tesoro natural compartido que debemos valorar  y cuidar celosamente porque nos pertenece y en ella vivimos privilegiados, gozando de libertades y derechos que de una u otra forma influyen para ser catalogados como uno de los países más felices del mundo.
 Con precariedades o no el dominicano no deja de brinda su mejor sonrisa.
Así somos y ricos en naturaleza diversa y en una cultura pre y pos colombina abierta a los ojos mundo. Entendiendo nuestras bondades y reconociendo el esfuerzo gubernamental que ha priorizado el desarrollo de la industria sin chimenea como un recurso crucial para la economía y el progreso de los dominicanos cabe regocijarnos porque podemos  celebrar y conmemorar  el Día Mundial del Turismo, posicionados en el número cinco entre los países más visitados por turistas en América Latina.
En su discurso de toma de posesión del 16 de agosto de 2012, el presidente Danilo Medina   se propuso incentivar el sector para que el país logre la meta de recibir 10 millones de turistas al finalizar el año 2022.
Así lo decretó y las cifras se encaminan a lo propuesto.
 En 2012 solamente 4.5 millones de turistas visitaron el país, mientras que el 2017 cerró con 6.2 millones de visitantes. A esa cifra  se suman  más de un millón cien mil cruceristas.
Además en los primeros ocho meses de este 2018 han llegado al país cuatro millones 644 mil 49 viajeros faltando la llamada temporada alta.
Esto ha permitido que el sector turismo aporte un monto aproximado a los US$7,200 millones en divisas, superando con creces lo percibido en 2012, cuando contribuyó con solo  US$4,549 millones.
Asimismo, en los últimos seis años se agregaron 12,380 nuevas habitaciones hoteleras, 13,831 fueron remodeladas y 7,246 están en proceso de construcción y remodelación.
 En ese aspecto se destaca que, en la actualidad, el sector turístico en nuestro país genera más de 330 mil empleos directos.
 Además, es importante señalar que la inversión extranjera directa en turismo fue de unos US$162 millones en 2012; US$704 millones en 2017, y entre enero-marzo 2018, de unos US$229.9 millones.
 Más allá de las cifras positivas vale resaltar  el aporte intangible que hace cada ciudadano en sus comunidades recibiendo con un abrazo cálido y cuidando a cada extranjero que nos prefiere como su destino para vacacionar.
Estemos siempre claros al ver un turista disfrutar de nuestro país, que “No se le muerde la mano a quien nos da de comer.”      

No hay comentarios