Destacan labor de misioneros evangélicos Alfredo Rivera y Juana Garcia, quienes adoptaron a niños hijos de enfermos tuberculosos en Pedro Brand


Leoncio Bautista

(Editor de El Informador Dominicano.Com
PEDRO BRAND.-Muchos munícipes de esta demarcación de la provincia Santo Domingo, preservan gratos recuerdos de los esposos misioneros, Alfredo Rivera y Juana García, quienes en una labor altruista adoptaron a niños cuyos padres padecían de tuberculosis pulmonar, y a otros cuyos progenitores fallecieron a causa de esa enfermedad.
Esta pareja oriunda de los municipios Pimentel y Manzanillo, de las provincias Duarte y Montecristi, respectivamente, iniciaron su dilatada labor evangelizadora a mediado de la década de los años 1970, desde uno de los pabellones desocupados del entonces hospital antituberculoso Doctor Rodolfo de la Cruz Lora, actual centro de atenciones médica general, ubicado en el kilómetro 28 de la autopista Duarte, casco urbano del municipio Pedro Brand.
Image result for hospital doctor rodolfo de la cruz loraEn principio la labor evangelizadora y altruista se limitaba a sábado y domingo, impartiendo cultos a niños , jóvenes y adultos, la mayoría residentes en lo que hoy se conoce como barrios Los Cocos y Los Cartones, donde residían familiares de muchos de los pacientes tísicos internos en el referido centro de salud especializado.
Esta pareja se dedicó a colectar ayudas a través de las iglesias evangélicas, para proporcionar alimentos, ropas y cubrir otras necesidades de niños en condiciones económicas críticas, algunos de los cuales huérfanos, adoptando algunos, quienes los trataban como si fuesen sus hijos sanguíneos.
Image result for Dirigente reformista de Pedro Brand, David Rivera
Lic. David Rivera, hijo de los misioneros
Tras varios años en esta labor Rivera y García construyeron una iglesia en el centro del poblado, con un anexo que les servía de vivienda y desde donde daban seguimiento a su labor evangelizadora y de asistencia social.
Muchos de los hijos adoptivos hoy convertidos en adultos y personas útiles a la sociedad, avalan la labor de esta pareja de esposos, quienes supieron servir a Dios y también a los hombres, mediante acciones de bien.
Los esposos Rivera García procrearon, si no mal recuerdos a seis hijos, entre ellos al dirigente nacional reformista y abogado David Rivera y a Ruth Rivera García, radicada en Estados Unidos de Norteamérica.
La Iglesia Pentecostés erigida por la pareja, pese haber fallecido el pastor Alfredo Rivera, sigue abierta, sirviendo de escenario para alabanzas a Jesucristo por parte de decenas de seguidores del evangelio.

No hay comentarios