Custodias hieren y reapresan recluso intenta escapar del tribunal tras condena de 20 años


VILLA ALTAGRACIA, RD -La Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Desacatados (AFAMIDESA) y la Defensoría de los Derechos Humanos de los Inmigrantes (DEDEDIN) pidieron este viernes al director de la Policía Nacional incrementar la protección de los jueces para evitar que puedan resultar agredidos al momento de emitir una sentencia como ocurrió ayer jueves en este municipio cuando un recluso condenado a 20 años por violación sexual forcejeo con los agentes penitenciarios, logró escapar sin esposas y fue apresado a medio kilómetro del tribunal tras ser herido de perdigones por los custodias. 
Indicaron las dos instituciones que el mayor general Neil Aldrin Bautista Almonte debe disponer de inmediato más agentes policiales para el cuidado de los jueces y las salas de audiencias. “En el caso de Villa Altagracia, donde el recluso Juan de Dios Marrero Reyna (José Miguel), de 40 años de edad, empujó a los agentes al momento que se disponían a esposarlo para trasladarlo a la cárcel de Najayo pudo desarmar a uno de los policías y disparar contra los magistrados, el ministerio público o la parte querellante, produciendo una tragedia”, consideraron. 
AFAMIDESA y DEDEDIN dijeron que el reapresado reo fue condenado en un juicio de fondo por un tribunal colegiado compuesto por los jueces Massiel Ivette Alonzo Rodríguez, Angelis A. Rojas Espinal y Dante Ozuna a petición de los fiscales Frenely Rodríguez y Eleuterio Reyes por la violación de una menor de 12 años residente en ese municipio, de la provincia San Cristóbal. La adolescente es hija de la señora Crismely Rodríguez. 
Explicaron que el ahora condenado Marrero Reyna, quien tenía como defensor público al doctor Francisco Reyes Reyes, había cumplido una medida de coerción de tres meses y en la revisión de este jueves los magistrados lo declararon culpable de violar el Artículo 332-1 por lo que fue condenado a 20 años de prisión que deberá cumplir en la cárcel pública de San Cristóbal.



No hay comentarios