Capital de Venezuela sumida en precariedades debido a prolongado apagón eléctrico

CARACAS.– La falla eléctrica que apagó los servicios en casi toda Venezuela desde la tarde del jueves ha trastocado aún más la vida de los caraqueños que este domingo, por tercer día, se las ingenian para cumplir tareas tan sencillas como comer, hidratarse, asearse o comunicarse.
CaracasEl afán por mantenerse comunicado o al menos intentarlo ha hecho que cada vez más personas se agrupen en puntos específicos de autopistas o avenidas donde parece haber mejor suerte a la hora de cazar conexión a internet o concretar una llamada telefónica, aunque sea por unos pocos segundos.
En el este de la capital venezolana cientos se han instalado hoy a las afueras de las oficinas de las compañías telefónicas y, unos con más éxito que otros, han podido enterarse de algunas informaciones a través de las redes sociales o han dado cuenta de su estado a familiares y amigos en el extranjero.
Estos puntos mantienen concurrencia a toda hora desde que comenzó el corte eléctrico, que el Gobierno de Nicolás Maduro achaca a Estados Unidos, incluso en la noche, cuando la ciudad, una de las más peligrosas del mundo, se sume en completa oscuridad.
Cuando la urgencia es alimentarse, las opciones aunque limitadas son variadas y escoger entre una y otra dependerá del dinero del que se disponga y hasta de la zona en la que se encuentre.
Al menos una decena de restaurantes en Caracas han mantenido sus puertas abiertas, pues cuentan con plantas eléctricas, y han recibido a cientos de comensales que, en medio de la severa crisis económica, son la excepción que puede costearse estos lugares, la mayoría de los cuales solo acepta pagos en monedas extranjeras.

No hay comentarios