SAN JUAN, Puerto Rico.- Un guardacostas de los Estados Unidos repatrió a 12 migrantes de un viaje ilegal interceptado y transfirió a dos hombres, que fueron rescatados en un caso separado, a un buque de la Armada de República Dominicana próximo a la zona rurística de Punta Cana.

La interdicción de migrantes ocurrió el domingo pasado por la mañana, cuando la tripulación de una unidad marina de las Fuerzas Conjuntas de Acción Rápida de la Policía de Puerto Rico detuvo un bote improvisado de 35 pies, aproximadamente a tres millas náuticas y media al oeste de Aguadilla.

Se precisó que vigilantes de la Guardia Costera desviaron una embarcación que una vez en la escena, embarcó a 10 hombres y dos mujeres desde el bote extremadamente sobrecargado.

Luego, el domingo por la tarde, los vigilantes de la Guardia Costera en el Sector San Juan recibieron una comunicación de un Buen Samaritano a bordo de la embarcación a motor Statia Glory, quien informó estar en la escena con una embarcación discapacitada con dos personas a bordo, aproximadamente a ocho millas náuticas al sur de la Isla Mona, Puerto Rico.

Un guardacostas se desvió y una vez en escena embarcó a los dos hombres del barco averiado que estaba tomando agua de las olas entrantes.

Los hombres, que afirmaron ser ciudadanos de la República Dominicana, no tenían chalecos salvavidas, radio marina ni comunicaciones por teléfono celular a bordo.