728x90


4 Habilidades que pueden ayudar a gestionar las emociones en el trabajo

Yajaira Ortega 

(Psicología Clínica)

Es cierto que muchas personas sienten que no cuenta con el empleo ideal, los compañeros ideales y sumado a esto nos tenemos que enfrentar con las exigencias en el trabajo, problemas económicos y las constantes competencias, son aspectos que pueden llegar a causarnos desequilibrio emocional, problemas de ansiedad y hasta situaciones graves de salud.

 Por lo que evidentemente se hace necesario que aprendamos hacer un uso efectivo de nuestras emociones en un ambiente laboral, ya que regularmente pasamos un largo tiempo del día en nuestros trabajos. No importa si eres líder o colaborador, cada individuo cumple una función específica para que la meta se pueda lograr, por lo que debemos tener claros nuestros objetivos a corto, mediano y largo plazo dentro de la institución o empresa en la que estemos. 

Las siguientes habilidades pueden ayudar hacer un uso efectivo de nuestras emociones: 

1- Fomenta la comunicación 

La buena comunicación es fundamental para la organización y desempeño de cada individuo, por lo que se debe ser específico al momento de trazar las pautas a lograr. No tomar las retroalimentaciones a nivel personal y estar abiertos siempre al dialogo para que se puedan crear puntos de mejora.

2- Trabaja en equipo

Ningún equipo puede obtener los resultados deseados sino entienden lo importante que es el desempeño y la función de cada miembro para alcanzar la meta. El líder es la persona que se debe encargar de transmitir la visión para que cada colaborador entienda la importancia de su desempeño y así poder obtener los resultados deseados. 

3- Realiza las tareas con excelencia 

Esta debe ser una constante, no importa si sientes que no estas siendo recompensado de la manera en que te lo mereces. El trabajo con excelencia es tu sello personal, el valor agregado que das al momento de realizar una función. Realiza las funciones como si fuera para tu propia empresa, esto te hará destacar de una manera positiva. 

 4- Enfócate 

Por último y no menos importante es el enfoque, ¿a dónde quiero llegar? ¿Estoy simplemente ejerciendo una función temporal para adquirir experiencia? Tener claro cuál es nuestra meta para que nada de lo que suceda en nuestro entorno, nos genere desmotivación, ya que algunas personas al no tener el enfoque claro de lo que desean en una empresa, les cuesta mantenerse motivados por lo que en ocasiones pueden llegar a transmitir ese sentir al equipo. Está en el líder potencializar los recursos con los que cuenta para que cada miembro pueda entender la importancia de su función y que, sin el buen desempeño de cada uno, la meta se le dificultara ser alcanzada

Publicar un comentario

0 Comentarios