728x90


Mi relación con el estrés

 

Vida y Bienestar : 

 Por Yajaira Ortega

(Psicología clínica )

A primera hora del día, escuchando a Despertando podcasts, encontré un capítulo no. 229 el cual nos hace detenernos a pensar como nos relacionamos con el estrés. Y es que el estrés no deja de estar presente en nuestra cotidianidad.  

¿Sabemos que es el estrés?  

Es la situación de un individuo, o de alguno de sus órganos o aparatos, que, por exigir de ellos un rendimiento superior al normal, los pone en riesgo de enfermar. El estrés es normal y beneficioso en cierto grado, es la respuesta natural de nuestro cuerpo cuando percibe algún peligro, amenaza o cambio en su entorno.   

La reacción natural es entrar en estado de alerta e intentar protegerse, por eso es que podemos sentirlo, física, mental y emocionalmente. Es necesario identificar esto, para no entrar en una batalla con nuestro cuerpo.  

El estrés nos mantiene en alerta, nos protege de ciertas situaciones y lamentablemente no podemos deshacernos de él.  

Debemos aprender a relacionarnos con el estrés de una manera sana y evitar prácticas que realizamos que nos llevan a deteriorar nuestra salud.  

Identificar las situaciones que nos generan estrés y realizar balance de nuestras actividades es el comienzo para crear herramientas beneficiosas que nos ayuden a que el estrés trabaje a nuestro favor, permitiéndonos ser más proactivos. 

 El estrés se manifiesta de diferentes formas, algunas de ellas: 

        Dolores y achaques frecuentes 

        Dolores de cabeza 

        Falta de energía o concentración 

        Problemas sexuales 

        Cuello o mandíbula rígidos 

        Cansancio 

        Problemas para dormir o dormir demasiado 

        Malestar de estómago 

        Uso de alcohol o drogas para relajarse 

        Pérdida o aumento de peso 

Algunas de las recomendaciones prácticas que nos ayudan a que el estrés se convierta en un aliado. 

  1. Organizar nuestro tiempo y no procrastinar 
  2. A veces es bueno aprender a decir No, sobre todo cuando estamos sobrecargados de actividades. No debemos comprometernos ante situaiones que se nos dificulte cumplir.
  3. Mejorar nuestras rutinas de sueño, es necesario hacer una profilaxis de nuestras rutinas de sueño y cumplir religiosamente con nuestra cuota de 8 horas, es lo recomendable. 

Y sobre todo trabajar nuestra atención plena, estar conscientes de nuestro momento presente y ser compasivos con nosotros mismos. No somos robots, en ocasiones fallamos, no logramos alcanzar todas nuestras metas del día y eso es parte de la vida. Disfrutemos cada proceso de nuestras vidas, los desafíos siempre van a existir mientras estemos en esta tierra…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicar un comentario

1 Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Muy buen artículo, felicidades...