728x90


Muerte del reconocido compositor y arreglista musical Víctor Waill causa pesar en el mundo artístico dominicano

SANTO DOMINGO.-La muerte este lunes de reconocido compositor y arreglista musical Víctor Waill, cuyo cadáver fue encontrado en su vivienda ubicada en el ensanche Luperón del Distrito Nacional, ha causado pesar en el mundo artístico dominicano, quienes valoran su trayectoria.
Se recuerda que Waill, no le gustaba les llamaran " maestro ", por considerarlo una palabra “pretenciosa, muy seria y muy pesada”.
La noticia sobre el fallecimiento del afamado compositor musical se ha tornado viral en las redes sociales, y ha tenido gran difunsión en otros medios , principalmente escritos y televisivos.
Detalles sobre el funeral de Waill serían ofrecidos en el transcurso de esta tarde.
En una entrevista realizada por el programa de radio El Mañanero de fecha de mayo de 2019, aseguró que “no es falsa humildad”.
Waill falleció en momentos en el que era considerado el arreglista más buscado entre los intérpretes de salsa, visto por muchos como una de las personas más influyentes de ese género en la República Dominicana. Sobre su popularidad expresó: “Yo sé por cuál lado se le mueve el pie al bailador”.
Dijo que su tarifa por arreglo rondaba los 100 mil pesos en los artistas locales hasta 4,000 mil dólares a los internacionales, pero también hacía favores. “A mi casa fue una vez un muchacho que vino, y me dijo yo no tengo ni un chele. Yo quiero que usted me haga el favor porque sí. La sinceridad motiva. Hay quienes te piden un favor y no son sinceros”, elaboró sobre esa experiencia.
Sobre la música urbana, el salsero frenó a quienes critican ese tipo de música. “El dembow es música, lo que pasa es que hay mucha gente que se la ha cogido con la música urbana, pero esta generación quiere eso. Es un asunto generacional. Todo lo que tiene ritmo es música”, dijo.
Sobre su formación en la música explicó el método pozzoli y slava del solfeo, a una joven edad, y aunque aprendió sentenció que su mejor escuela musical fue la orquesta de Wilfrido Vargas. “Ahí todo el mundo era un maestro de verdad. Todos, el güirero era de los que más sabían de música”, dijo.

Publicar un comentario

0 Comentarios