728x90


Los Hijos de Macondo

Por Silvio Cabrera

Apunte:


-Por considerarlo interesante para la presente y futuras generaciones de periodistas y otros profesionales de la comunicación, nos abrogamos la facultad de reproducir el presente artículo, en el cual se resalta parte de la trayectoria del veterano maestro e intelectual dominicano, Salvador Pittaluga Nivar

Mí reconocido de hoy como Hijo Meritorio de Macondo lo es el periodista y abogado Salvador Pittaluga Nivar, padre de toda una generación de connotados periodistas.

Nació en la ciudad de Santo Domingo, en la calle Las Mercedes de la Zona Colonial el 16 de Febrero del año 1933, pero desde muy joven se mudó a Macondo, ciudad en donde vivió hasta el último día de su muerte, el sábado 8 de julio del 2006, a los 73 años de edad.
Su deceso se produjo aproximadamente a las 2:00 de la tarde del citado día en su siempre amado Macondo, en su residencia de la autopista de Las Américas, casi frente a la estación de expendio de combustibles que opera en la calle principal de entrada a la playa.
Era hijo del ingeniero Juan Bautista Pittaluga, de origen italiano, y de la maestra y poeta Amada Nivar de Pittaluga, de origen colombiano y francés.
Fue fundador del Instituto Dominicano de Periodismo (IDP), escuela que ha formado grandes comunicadores y políticos del país. Fue, además, abogado, analista, excelente periodista y articulista.
Era moderado, conciliador y le daba a cada cual su razón. Es calificado como un símbolo del Periodismo Dominicano y catalogado como un luchador incansable por las libertades públicas, lo que lo llevó al exilio.
Figuró entre los fundadores del Sindicato Nacional de Periodistas Profesionales y creó premios El "Caonabo de Oro" del Periodismo y fue un luchador en defensa de la prensa a través de sus comentarios.
Laboró como presentador y comentarista de noticias en varios canales de televisión y para medios internacionales, como ABC Madrid y Radio Wado EE.UU. Uno de sus amigos, el periodista Rafael Molina Morillo, llegó a considerar que en Pittaluga Nivar se conjugan todas las virtudes de un maestro con objetivos claros de lo que representa una vocación llevada a cabo con dignidad y respeto a la sociedad dominicana.
Fue director de prensa de la Cancillería en 1977, primer secretario de la Embajada Dominicana en Londres y Roma, 1959. Eran sus hobbies la cría de perros y de peces.
Se autodefinía como un hombre de ideas y acción. Estuvo en el exilio por defender el derrocado gobierno del presidente Juan Bosch, a través de su programa televisado Actualidades y su periódico la Tarde Dominicana, que duró apenas unos meses. Jugó roles trascendentes en la historia del periodismo dominicano, y protagonizó episodios importantes que le costaron vivir en el exilio por su defensa al malogrado gobierno del ex presidente Juan Bosch, en 1963.
Le generación del 60 lo recuerda, entre otras cosas, por el famoso debate en el que participó como moderador entre el profesor Juan Bosch y el sacerdote Láutico García, antes del golpe de Estado. Fue, por demás, un defensor de los periodistas perseguidos en gobiernos anteriores y siempre estuvo al frente de las mejores causas del pueblo dominicano. Fue de los forjadores de Asociación de Periodistas y Escritores.
Murió a la edad de 73 años, en Macondo, pueblo que hizo suyo desde muy joven. Para él, Macondo siempre fue su paraíso soñado.
Desde hoy, Salvador Pittaluga Nivar forma parte de mi cuadro de Hijos Meritorios de Macondo. Se trata de un cuadro que muy pronto colgaré en la galería de mi casa.

Publicar un comentario

0 Comentarios